Vascos pusieron su marca en Nevada/ Euskaldunek bere marka ipini zuten Nevadan

Nota del Editor: Nevada 150 es una serie que destaca un año las personas, lugares y cosas que componen la historia del estado.

La patria vasca es una pequeña porción del mundo, que ocupa unos 100 kilómetros a través de los Pirineos en España y Francia. En el sur de Nevada, que una relativa oscuridad se refleja en … bueno, una relativa oscuridad.

En gran parte del resto del estado, sin embargo, la presencia vasca ocupa un lugar preponderante, se refleja en los nombres prominentes como Anacabe, Ascuaga, Echeverría, Erquiaga, Ernaut, Goicoechea, Laxalt y Parraguirre, y se celebra en festivales y restaurantes que salpican el centro y el norte de Nevada.

Pete Goicoechea, quien fue elegido por primera vez a la Comisión del condado de Eureka en 1986 y ha pasado los últimos 12 años en la Legislatura, cree saber por qué.

Supongo que es, probablemente, una ética de trabajo“, dijo. Cuando vinieron del viejo país, tenían una existencia bastante difícil por allá, sobre todo los que vinieron a la vuelta de la (20) del siglo y probablemente antes. Estaban acostumbrados a prescindir. Ellos vinieron aquí y trabajaron duro .

Según “Los vascos en Nevada“, un proyecto de los estudiantes de la Universidad de Nevada, Reno, los primeros vascos fueron los exploradores que presuntamente acompañó a Cristóbal Colón en su famoso viaje de 1492. Este espíritu aventurero parecía ser culturales, y cuando la fiebre del oro tocó, muchos hombres jóvenes vascos partió hacia el Oeste Americano.

Esos primeros colonos pueden haber llegado a perseguir su fortuna en la minería de oro, pero en poco tiempo se volvió a la cría de ovejas. En el pico del periodo de pastoreo de los vascos, se estima que 2 millones de los animales pastaban la Sierra Nevada, de acuerdo con el proyecto.

Goicoechea dijo que la capacidad de tener éxito en una ocupación tan solitaria parecía ser una faceta del espíritu vasco.

“Podrían estar allí solo durante días, semanas, meses y meses. Ellos parecen tener la capacidad de pasar esos largos días “, dijo. Todos comenzaron en el ganado en algún momento. Parecían tener una comprensión de la ganadería y la cría de animales .

Y eso incluiría los antepasados ​​de Goicoechea. Su abuelo, también Pete, provenía de Ea, un pequeño pueblo de España. Al igual que sus hermanos, el mayor Pete Goicoechea vino a trabajar para los hermanos Altube, cuyo rancho español se estableció en el condado de Elko en 1871.

“Sé por hablando con mi abuelo, había siete hermanos que vinieron en última instancia“, dijo Goicoechea. Su hermano Frank fue primero, y luego mi abuelo, Pete, vino. Trabajaron como cargueros en el Rancho Español camioneros, supongo que podríamos llamar ellos. Y realmente, no habrían tenido esas habilidades en el viejo país. Eran más pescadores cuando vinieron de España .

Después de aproximadamente un año, dijo Goicoechea, su abuelo se asoció con un nativo americano en un rancho de ovejas, pasar buen tiempo en el condado y los inviernos del norte de Elko en el condado de Nye. Con el tiempo, los hermanos se juntaron y compraron el rancho de Holanda en Norte Tenedor en el norte del condado de Elko, pero se fueron a la quiebra durante la Depresión, con sólo Fernando logrando mantenerse en el rancho. Los otros hermanos, dijo Goicoechea, tipo de reagrupado“, con su abuelo haciendo luz de la luna durante la Ley Seca.

En 1937, dijo, el anterior Pete Goicoechea, que había perdido a su mujer en el parto, fue al Valle de Newark en White Pine County con sus tres hijos sobrevivientes.

Ellos eran probablemente tan salvaje como llegaron“, dijo Goicoechea, pero tenían la inteligencia nativa. Dijo que su abuelo no sabía leer ni escribir “, pero que podría outfigure por cinco centavos más rápido que cualquier hombre que vi.”

Tenían 2.000 a 3.000 cabezas de ganado y 20.000 ovejas. En 1964, la familia decidió vender las ovejas y concentrarse en el ganado.

El rancho fue transmitida, con el tiempo a Goicoechea y ahora su hijo, JJ, quien es presidente de la Comisión del Condado de Eureka.

“Él es la cuarta generación que montó esas mismas pilas de rocas“, dijo Goicoechea.

Iker Saitua es un nativo Vasco quien obtuvo su licenciatura en Historia por la Universidad del País Vasco. Él ahora está trabajando en su doctorado en la UNR, donde está investigando la historia de los vascos en Nevada.

En los primeros días, dijo Saitua, la naturaleza solitaria de su ocupación tradicional como pastores de ovejas les impidió fácilmente integrarse en la sociedad. Ellos fueron discriminados por los anglo-estadounidenses, dijo, una gran tensión por el uso de tierras públicas, y las guerras de rango que siguieron.

Esta es la razón por la que hay tantos vascos aquí”, dijo Saitua. Usaron las tierras públicas para el pastoreo.”

Su asimilación a la sociedad en general lo Saitua llama “legitimación comenzó durante las Guerras Mundiales I y II, dijo, cuando muchos vascos se unieron al esfuerzo de guerra.

Después de eso, dijo Saitua, se convirtieron en parte de las comunidades en Reno y Carson City y en otros lugares en el estado. Se convirtieron en los propietarios de ganado, algunos de ellos se convirtieron en los hombres prominentes ganaderos. Esta fue una de las razones de legitimación en Nevada .

Gran parte del progreso se forjó por las mujeres vascas. Mientras los hombres estaban fuera de la cría de ovejas, fueron las mujeres que dirigían los restaurantes, hoteles y otros negocios y sirven como embajadores para la comunidad.

“Las mujeres que viven en estos pueblos interactuaron con las otras mujeres en las comunidades”, dijo. Realmente importante fue su papel en este proceso de consolidación.

El punto de inflexión real para los vascos en Nevada, Saitua mantiene, llegó en 1959, cuando se celebró el primer festival vasco en Nugget Casino Silver Legacy en Sparks.

“Fue un momento importante para la consolidación y cristalización de la comunidad vasco-americana en el oeste de Estados Unidos“, dijo.

“Creo que el 1959 (festival) es realmente importante, ya que todos los vascos llegaron a la zona de Reno-Sparks porque el festival. Simbolizaba esta legitimación .

Ese primer festival llevó, por supuesto, a otros festivales vascos en Occidente, incluyendo el gran evento anual en Elko y el Jaialdi, que se celebra en Boise, Idaho, cada cinco años.

Eso es grande, y mi hijo y mi hija y mis hermanas, que tienden a amontonarse para Jaialdi“, dijo Goicoechea. He visto a gente allí – pastores que trabajaban para nosotros hace 40, 50 años.”

A pesar de lo que parece ser evidencia de lo contrario, Goicoechea dijo que no sabe que una tradición de servicio público es parte de la cultura vasca.

“Yo no creo que sea tanto que estamos públicacon vocación de servicio, pero creo que es probable que haya una tendencia a examinar las cuestiones y ver los problemas”, dijo. Nos quejamos de ella, y por lo general, como cualquier contribuyente, creo que en algún momento no parecen tener la tolerancia para ello y en última instancia, salir y hacer algo al respecto. Bien, mal o indiferente, tendemos a participar.

Si tenemos éxito o no, creo que lo intentamos.

original

http://www.reviewjournal.com/nevada-150/basques-put-their-brand-nevada

Advertisements

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s